Metatarsalgia: dolor en la planta del pie

Hola a [email protected]!!

Hoy os voy a escribir sobre uno de los motivos de consulta más habituales: el dolor en la planta del pie, más concretamente bajo las cabezas metatarsales. 

Hay varias causas de este tipo de dolor metatarsal: bursitis de la articulación metatarsofalángica, subluxación de esta articulación, pies cavos, fractura de estrés, necrosis avascular de la cabeza del segundo metatarsiano (enfermedad de Freiberg), etc

Pero hoy os voy a exponer el caso de una paciente con dolor en la planta del pie, bajo la segunda cabeza metatarsal. Le realizamos un estudio de la pisada para hacer un diagnóstico certero. El dolor aparece cuando sale a caminar y ya lleva un rato o cuando pasa muchas horas andando en el trabajo, se le calma en reposo y mejora con la toma de antiinflamatorios o la aplicación de cremas antiinflamatorias.  La pie del paciente no presenta ninguna alteración, más allá del engarramiento de algunos de sus dedos. Con lo cual, sencillamente, presenta una metatarsalgia de causa mecánica, es decir, que el dolor comienza a aparecer con el aumento de la carga en la articulación. Podéis ver las radiografías de sus pies:

Con esta información, decidimos que que lo más adecuado era tratar su patología mediante soportes plantares (plantillas) con una descarga selectiva de la zona dolorosa. Para ello, lo ideal era tomarle un molde a los pies de nuestra paciente en carga, es decir, de pie, con el peso del propio paciente y referenciando bien los puntos exactos que le eran dolorosos. Aquí os muestro el positivo en escayola con los puntos dolorosos:


Y ya a partir de este molde confeccionamos unas plantillas de resina con una descarga selectiva para los puntos dolorosos. La fenestración la rellenamos de una material llamado «EVA Memory» que proporciona amortiguación y además presenta una gran recuperación. También se incluyó la clásica almendra en la zona central para elevación y acomodación del segundo metatarsiano.

Aquí os muestro las plantillas, tanto por la cara inferior ya forradas con graphyte que es un material que impide que la plantilla se deslice dentro del zapato y en la cara superior forrada de un eva beige punzonado. También es importante destacar que el paciente nos pidió que las hiciéramos los más finas y estrechas posibles, ya que en su trabajo suele llevar zapato «de vestir».

Un vez que el paciente recogió sus plantillas, esperamos 20 días para valorar la eficacia del tratamiento, y el paciente nos refiere que el dolor ha desaparecido en un 80%, así que estamos muy contentos con el resultado del tratamiento.

Saludos

M.Dolores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *